Por qué PEMEX es adicto a los gasolinazos?

Por qué PEMEX es adicto a los gasolinazos?

Para empezar, las ventas de PEMEX   del 1 de Enero al 30 de Junio de 2016 fueron  107,664 Millones de pesos menores al mismo período del año 2015.

Ventas del periodo

Principalmente por la tendencia  a la baja de los precios del petróleo que cayeron 30.7% comparado con el mismo trimestre y 36% comparando el primer semestre del  año.

mezcla mexicana

precio mezcla mexicana

Lo que es aún peor es que en el mismo período , la pérdida fue de -145,479 Millones de pesos.  De hecho la última vez que PEMEX tuvo utilidad fue en el cuarto trimestre de 2012, lo que ha hecho que durante por lo menos los últimos 4 años se haya mantenido a base de aumento en su deuda, la cual suma al  momento mas de  1,819,665 Millones de pesos.

Deuda total.jpg

Perdida Neta

Si tú o yo tuviéramos una empresa con estos resultados, probablemente estaríamos poniéndole un letrero de “se vende” y ni así hubiéramos podido liquidar la deuda, estaríamos metidos en un problema gigantesco, pero por tratarse de una empresa  too big to fail (Demasiado grande para fallar), el gobierno federal inyecta una dosis mas de droga mes con mes para poder mantener al gigante con vida, adicional al impuesto que va incluido en el precio de la gasolina, la aportación del gobierno federal  es de 26,500 Millones de pesos en lo que va del año.

La realidad es que con estos números es muy complicado prometer una estabilidad en el precio incluso evitar futuros gasolinazos, ya que si no aumentan las ventas o el precio del petróleo, PEMEX buscara ingresos a cualquier costo, ya sea por incremento en la deuda,  los precios de la gasolina y/o las aportaciones del gobierno Federal.

Para finalizar, se ven nubes negras en el horizonte ya que el tercer y cuarto trimestre del 2015 representaron  enormes pérdidas para la economía en general y PEMEX obviamente no fue la excepción. Si esto se repite en este 2016,  será complicado mantenerla a flote por mucho tiempo.

Lo cierto es que si no se toman acciones dentro de la organización para tener mayores ingresos o en su defecto, para ser más eficientes, no hay otra dirección más que la bancarrota, sin importar la cantidad de aportaciones del gobierno federal.

Anuncios
Confianza

Confianza

En los últimos meses, sino es que ya años, me es cada vez más frecuente encontrar noticias de escándalos de organizaciones públicas o privadas. Me imagino que sólo con mencionar esto viene a tu mente el escándalo de Volkswagen, los audios de corrupción de OHL en México o tal vez la famosa Casa Blanca de EPN. Al ver este tipo de hechos de una manera aislada , vemos como responsables a personas corruptas, personas sin ningún tipo de ética que solo ven por ellos mismos y son capaces de cometer cualquier tipo de fraude o de decir cualquier mentira al público para “salirse con la suya” y llevarse una tajada del  dinero del  pueblo que contribuye con sus impuestos o en el caso de una industria, de un inversionista  que apuesta por esa empresa. La verdad es que si, ese tipo de personas  embonan totalmente con esa descripción, el verdadero problema es por qué este comportamiento es permitido.

Mi opinión es que esta conducta se ha vuelto una ley en las empresas y gobiernos actuales debido a que el menor signo de debilidad es visto como una mala opción para el inversionista que se guía solo por una noticia o que espera que las cosas siempre salgan bien o de lo contrario venderá sus acciones. Vivimos en una época en la que se les exige a las empresas ganancias a cualquier costo, sin importar sobre quien tengan que pasar, que haya que destruir  y sin importar lo que haya que maquillar. Todo esto genera un círculo vicioso que ha terminado con la confianza de todos, donde siempre se desconfía del otro, de la competencia, de la gente dentro de la misma organización.

Dentro de esta cultura del engaño, se obtienen resultados aún peores, ya que los problemas o los escándalos en vez de disminuir, van en aumento y como siempre salen a la luz y con consecuencias mayores.

Pienso que este 2016 tiene muchos retos, ya que se ven nubes negras en el horizonte debido a la acumulación de mentiras desde  crisis y devaluaciones pasadas, que nos hicieron “medio creer” que todo estaba resuelto.

¿Realmente necesitamos una nueva crisis mundial para que la realidad salga a flote? o ¿Podemos revertir esa cultura en nuestra sociedad?

Imagenes: El economista, ACI prensa

 

Confianza